Sección noticias

Noticias

The state of African economies: Insights from the IMF and World Bank Spring Meetings

This year’s Spring Meetings of the Boards of Governors of the International Monetary Fund (IMF) and World Bank Group were full of thought-provoking discussions on emerging challenges and opportunities facing the African continent. I especially found that the conversation during The State of the Africa Region, the meetings’ premier event on Africa, particularly captured the key trends shaping the continent’s economic landscape. Interviewed by CNBC Africa Senior Anchor Gugulethu Mfuphi, Dr. Albert Zeufack, chief economist for Africa at the World Bank Group, eloquently presented the Bank’s most recent findings on African economies.

Below are what I found to be the most insightful comments and ideas I heard throughout the week, which world-renowned economist Zeufack also emphasized during the event. These points, shared with the governors of central banks, ministers of finance and development, parliamentarians, private sector executives, representatives from civil society organizations, and academics, I think accurately reflect and anticipate the economic future of the continent. (…)

>> Continue Reading 

Source: Brookings

Foro económico internacional: Perspectivas de crecimiento económico en África occidental

Banner_OCDE

Canarias, como región ultraperiférica europea, podría jugar un papel muy importante en el desarrollo de África Occidental, teniendo en cuenta la última comunicación de la Comisión Europea, de 24 de octubre de 2017, que alude a intensificar la cooperación de las regiones ultraperiféricas con sus vecinos.

Esta es sólo una de las múltiples razones por las que Casa África acoge en su sede este foro que contará con la presencia de varios representantes ministeriales africanos y españoles en cada uno de los paneles que lo componen, así como con representantes del sector privado del continente y de la sociedad civil.

El encuentro está organizado por el Gobierno de Canarias con el apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España y Casa África y cuenta con la colaboración de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El foro tendrá lugar el día 19 de abril en Casa África, en horario de 9 a 13:30h. La asistencia es gratuita pero para poder asistir es imprescindible la inscripción previa enviando un correo a economia@casafrica.es.

Este foro de alto nivel se organizará en torno a un programa que contempla dos paneles de trabajo:

  1. oportunidades y obstáculos al crecimiento económico en África occidental
  2. jóvenes empresarios como impulsores del desarrollo económico del continente

El primer panel pretende, entre otras cosas, analizar las oportunidades y obstáculos al desarrollo económico de África, teniendo en cuenta la importancia que puede llegar a tener una verdadera integración de la región de África occidental, en este caso de la CEDEAO, bloque regional al que han pedido su adhesión tanto Marruecos como Mauritania y que supone un mercado de cerca de 400 millones de africanos. Los avances en la integración económica de los países que forman la CEDEAO han sido significativos, pero deben tener una mayor incidencia en el desarrollo social que aún registra índices muy precarios. Cabe destacar que los países africanos representan menos del 3% del comercio mundial y que el comercio intra-africano es aún muy bajo. Mientras en la UE o en Asia el comercio interior alcanza cifras de hasta el 60%, en África aún ronda el 10-11%.

Se analizará cómo la adopción de tarifas aduaneras y códigos de inversión comunes serviría tanto para reducir la vulnerabilidad de las economías africanas como para proteger a los productores locales y, por ende, poder crear más puestos de trabajo estable.

También se podrá analizar el rol que puede jugar el sector privado en este campo y cómo algunos países africanos están fomentando el emprendimiento.

El segundo panel analizará el papel de los jóvenes empresarios como impulsores del desarrollo económico. El hecho de que el continente cuente con una población muy joven puede suponer un impulso, siempre que puedan encontrar un puesto de trabajo. Las perspectivas demográficas de la región pueden verse como un impulso a la cohesión e integración si la capacidad de crecimiento económico logra crear empleo para los nuevos demandantes. Se analizará cómo promover el emprendimiento en la población joven con el fin de evitar que pasen a manos de las mafias o grupos terroristas.

 

Después de décadas de bajo crecimiento económico, y considerada hasta hace poco tiempo como la región olvidada por la globalización, África ha pasado a tener un crecimiento medio en la última década de un 5% anual, lo cual da lugar al optimismo, si bien habría que analizar caso por caso. Además, los intercambios comerciales de África con el resto del mundo se han multiplicado por cuatro en los últimos dos decenios, si bien los intercambios en el interior del continente no llegan al 15%.

A este ambiente favorable se une el hecho de que el continente cuenta con sociedades cada vez más maduras y clases medias en expansión que vienen alimentadas además por un impresionante dinamismo demográfico y un boom de la construcción.

Pero uno de los obstáculos de los países africanos es que uno de cada cuatro países depende de una o dos materias primas, lo que suponen al menos el 75% de las exportaciones.

Emerging markets gain as trade tensions ease, SA shines

Emerging stocks and currencies started the week with healthy gains on signs of easing trade tensions between the US and China.

South African markets chalked up some of the biggest gains after the country averted a cut to its credit rating.

Alarm over a possible trade war has rattled markets in recent weeks after US President Donald Trump slapped hefty tariffs on steel and aluminium imports and announced plans for tariffs on up to $60 billion of Chinese goods on Thursday.

However, investors were taking heart from reports that Washington and Beijing were working behind the scenes, with China signalling it was ready to talk. Meanwhile South Korea secured an exemption from the steel tariffs, helping to lift the mood across Asia.

MSCI’s emerging market’s index rose 0.5% following steep falls in the previous trading session, with the benchmark suffering a more than 3% fall last week.

Many Asian bourses racked up solid gains, with heavyweight South Korea rising nearly 1% and Hong Kong up 0.5%, while equities in much of emerging Europe and Turkey also rose.

“The market is perceiving (reports on Washington and US talking) as a step in the right direction,” said Vasileios Gkionakis, co-head of strategy research at UniCredit.

“This is our central scenario, meaning that in the end, if we are going to see any retaliation, it will be more symbolic rather than meaningful. But sentiment remains fragile and we are still subject to plenty of headline risk.”

Bourses in mainland China remained under pressure.

With the dollar taking another step lower, emerging currencies also booked gains, with Russia’s rouble, Turkey’s lira and Mexico’s peso all strengthening around half a percent.

South Africa’s rand gained 1% against the dollar to trade at its strongest level in a month after Moody’s on Friday affirmed its investment-grade credit rating and revised its credit outlook to stable from negative.

The agency said the recovery of institutions in Africa’s most industrialised economy would – if sustained – kick-start the economy as well as providing a stabilisation of fiscal strength. A downgrade would have seen South Africa cut from key bond indexes and could have triggered billions of dollars in outflows.

Domestic bond markets also rose, with the yield on the benchmark 10-year sovereign issue at 7.89% – a level it last traded at three years ago. Costs of insuring exposure to the country’s external credit also fell.

“As far as the South Africa-specific idiosyncratic factors are concerned, those are positive for the rand,” said UniCredit’s Gkionakis, predicting the rand could outperform its peers if the backdrop remained benign.

The local market’s focus this week will be on the South African Reserve Bank (Sarb) interest rate decision on Wednesday.

SOURCE: moneyweb.com.za

África agiliza los trámites para hacer negocios

Malawi, Nigeria y Zambia se sitúan entre las 10 economías que más reformas ejecutan según los criterios del informe Doing Business 2018 del Banco Mundial

En Malawi se ha aprobado una nueva ley para establecer las condiciones en las que una empresa entra en bancarrota, en Nigeria se ha acelerado el lanzamiento de negocios con un sellado electrónico de documentos de registro y en Zambia se ha reforzado el acceso al crédito. Con estas y otras medidas, estos tres países de África subsahariana se sitúan entre las 10 economías que más reformas han acometido en los últimos dos años para facilitar los negocios de las 190 que analiza el informe Doing Business 2018. Esta publicación insignia del Grupo Banco Mundial mide desde hace 15 años las regulaciones que, según sus criterios, favorecen la actividad empresarial, lo que ha generado desde 2003 controversia entre Estados y que este enero se ha saldado con la renuncia del economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, por declarar que la metodología utilizada penalizaba a Chile.

“Los países africanos mantienen una actitud muy positiva, están muy motivados para mejorar en los negocios y que eso repercuta para su mayor desarrollo”, destaca Hulya Ulku, economista sénior del Grupo de Indicadores Globales del Grupo del Banco Mundial. Sus cálculos revelan que las economías de África subsahariana adoptaron 83 cambios desde 2016 a junio de 2017, una cifra que considera récord y que supera a las 80 del periodo anterior. “La región es la que más reformas ha implementado en comparación con las demás zonas durante los últimos 15 años”, concluye Ulku, que apunta que en estos 15 años África subsahariana ha puesto un marcha 798 medidas en total, un 25% del total global.

De los 10 indicadores seleccionados para este estudio, Ulku detalla que el mayor número de iniciativas de la región tienen que ver la apertura de negocios: 15; en las relacionadas con el comercio transfronterizo, otras 15; y con el acceso a permisos de construcción, 14. El peor escenario es el de la electricidad. Desde que se inicia el trámite de apertura de una empresa hasta que se consiguen los permisos para poner un enchufe y que por él fluya la corriente transcurren una media de 115 días, en comparación a los 92 días de media globales. “Las reformas que no dependen de leyes se ejecutan de forma más rápida y hay disposición para ello”, señala Ulku. Las que necesitan una reforma legislativa, por contra, suelen ralentizarse.

El estudio mide por el mismo rasero a Nueva Zelanda, que lidera la clasificación de facilidad para hacer negocios por segundo año consecutivo, como para Somalia, que está en la posición 190ª. El primero de estos 48 países africanos es Mauricio, que se sitúa en la posición 25ª, seguido de Ruanda, en el puesto 41º, y Kenia, que se posiciona en el puesto 80º y es el que más reformas ha llevado a cabo en la zona, con seis en este último periodo. “Detectamos un importante interés por mejorar el clima de negocio en África. Se han dado cuenta de que si no dan facilidades en los negocios no se recibe inversión, ni pública ni privada. Tienen conciencia de ello”, apunta Luis Padrón, director general de Casa África, que participó este miércoles en la presentación del documento.

INDICADORES DEL INFORME PARA LA FACILIDAD DE HACER NEGOCIOS

1. Apertura de una empresa
2. Manejo de permisos de construcción
3. Obtención de electricidad
4. Registro de propiedades
5. Obtención de crédito
6. Protección de los inversionistas minoritarios
7. Pago de impuestos
8. Comercio transfronterizo
9. Cumplimiento de contratos
10. Resolución de insolvencia

Otros 41 países de la región siguen por debajo de la posición 100º. “Muchos siguen en los últimos lugares, pero también hay casos de éxito. Hay que crear un ambiente africano en la empresa española para que esté en sus planes de expansión. Es una zona además con mano de obra barata y abundante”, apunta Padrón, que considera que los indicadores son “normales” en el mundo de la empresa y reflejan valores económicos. “No hay diferencias entre países en esta cuestión, son los parámetros que la empresa precisa”, añade el director de la institución.

El Banco Mundial, por su lado, establece vínculos directos entre facilidad para comerciar y el desarrollo, según se lee en la introducción del informe, firmada por Kristalina Georgieva, directora general del organismo: “Un aspecto de Doing Business se mantiene sin cambios: su enfoque en la promoción de las reformas regulatorias que fortalecen la capacidad del sector privado para crear empleos, sacar a las personas de la pobreza y crear más oportunidades para que prospere la economía”.

Lejos quedan de verse reflejados en estos informes los sistemas de financiación alternativos y créditos comunitarios como la tontine de Senegal, un método de soberanía económica promovido por las mujeres que consiste en hacer un bote entre varias personas e ir turnándose para recibir el fondo. Con la seguridad y la garantía de que para el próximo reparto todas compartirán lo que les corresponda. Los cauris, esas conchas blancas que se utilizaban en las costas africanas de moneda de cambio, ya son cosa del pasado.

Fuente: El País 

Los exportadores piden al Gobierno mejoras para hacer negocios en África

Reclaman más medidas que faciliten los acuerdos bilaterales entre empresas privadas de un territorio en el que apenas se hace el 1% de la inversión internacional.

El Club de Exportadores e Inversores, asociación empresarial multisectorial, ha pedido al Gobierno que agilice la aprobación del Plan África, un programa que fomenta las relaciones económicas con países del continente vecino. Esta solicitud, formulada por el presidente del colectivo Antonio Bonet, busca reforzar la presencia de compañías nacionales en un territorio a donde actualmente apenas se dirige el 7% de las exportaciones de mercancías internacionales y el 1% de la inversión.

Desde el colectivo inciden en que África es una zona de negocio aún por explotar por parte de las pymes españolas y que podrían generar muchos beneficios. La marca España está muy bien valorada en países como Marruecos, Argelia y Egipto, donde actualmente se cierran el 60% de las inversiones que los negocios de aquí tienen en el continente. Por otra parte, constatan un destacado crecimiento poblacional y son un bloque de países donde se registran muchas economías crecientes.

Ante este mapa de oportunidades, piden intensificar las relaciones bilaterales entre España y los países africanos, así como la red exterior de la diplomacia política y comercial. Además, reclaman al Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación que mejore el marco institucional para las relaciones comerciales, firmando convenios de doble imposición y acuerdos de protección de inversiones. Otras necesidades que han trasladado son el impulso de los mecanismos de financiación y una mayor flexibilidad en la cobertura de riesgo a la exportación.

Un mercado creciente

Pese a que las empresas españolas no tienen las miras puestas en la expansión internacional en África, en los últimos tiempos la implantación de negocios en el continente no ha hecho más que crecer. Así, entre enero y noviembre de 2017, las exportaciones ascendieron a 16.227 millones de euros, cifra que supuso un incremento del 10% con respecto al mismo periodo del año anterior. Además, el 67% de las ventas se concentra en Marruecos, Argelia y Egipto. En ese mismo tiempo, las inversiones superaron los 4.400 millones de euros; en su mayoría se destinaron a la apertura de negocio en estos tres países.

Fuente: CincoDías

FIMA 2018: África, en el punto de mira de los exportadores españoles

Agragex promueve la exportación a África en sus XVI Jornadas de Compradores Extranjeros, que se celebrarán en el marco de FIMA 2018 (Zaragoza, 20-24 de febrero).

Agragex centrará sus XVI Jornadas de Compradores Extranjeros en promover la exportación de las empresas españolas a África, con una selección de distribuidores e importadores invitados de diversos países del continente.
La Asociación Española de Fabricantes-Exportadores de Maquinaria Agrícola y sus Componentes, Invernaderos, Protección de Cultivos, Sistemas de Riego, Equipamiento Ganadero, Salud y Nutrición Animal, Maquinaria Forestal, de Biomasa y de Post-cosecha (Agragex) se ha marcado como objetivo potenciar el comercio con el continente que considera que tiene el mayor potencial agrícola del planeta.

De cara a dichas Jornadas, que tendrán lugar en el marco de FIMA 2018 y reunirán a más de 50 empresas importadoras, la asociación ha realizado un detallado estudio sobre el tipo de equipamiento agropecuario que se compra en África y ha seleccionado los países que considera que tienen mayor potencial para su maquinaria agrícola y ganadera. En este sentido, ha analizado también las ventas en el continente africano de nuestros los principales competidores europeos, frente a los cuales los fabricantes españoles pueden ofrecer mejores precios y servicio.

Las Jornadas de Compradores Extranjeros son una cita habitual de cada FIMA.

En total, Agragex ha seleccionado 21 países para su estudio (Angola, Arabia Saudí, Argelia, Camerún, Costa de Marfil, Egipto, Etiopia, Gabón, Ghana, Irán, Kenia, libia, Marruecos, Mauritania, Mozambique, Nigeria, Senegal, Siria, Sudan, Sudáfrica y Túnez), que contarán con representación en las próximas Jornadas de Compradores Extranjeros mediante las empresas importadoras con más peso en sus respectivos mercados.

Estas empresas participarán, el lunes 19 de febrero, en una sesión de entrevistas individuales con las empresas españolas participantes en esta actividad. De este modo, las empresas pueden realizar, en un sólo día, el trabajo que de otro modo les supondría un gran esfuerzo en términos de tiempo, dinero y recursos humanos para viajes.

Los días 20 y 21, los importadores y distribuidores invitados tendrán la oportunidad de visitar los stands en FIMA 2018 de las empresas participantes en las jornadas, dirigidos por el personal de Agragex, que facilitará información sobre las empresas españolas fabricantes de equipamiento agropecuario.

Fuente: Interempresas.net

La Economía africana crecerá un 4,1% en 2018, según Banco Africano de Desarrollo

África creció un 3,6 % en 2017 y lo hará un 4,1 % en 2018, según datos presentados hoy por el Banco Africano de Desarrollo (BAFD), que alaba la resistencia de las economías del continente pero advierte de que se necesitan importantes esfuerzos orientados hacia la creación de empleo y la pobreza.

“Las economías africanas han sido resistentes: la producción real sube y refleja buenas políticas macroeconómicas en general, progreso en reformas estructurales (especialmente en desarrollo de infraestructuras) y marcos políticos prudentes”, señaló el BAFD en su informe “Perspectivas de la economía africana 2018″.

“Los ‘shocks’ globales y domésticos en 2016 ralentizaron el ritmo de crecimiento en 2016, pero las señales de recuperación ya se manifestaron en 2017″, puntualiza el organismo, que cuenta entre sus miembros a 54 países de la región.

Esa recuperación, según apunta el organismo en el estudio, “ha sido más rápida de lo esperado” y se ampliará hasta un crecimiento económico del 4,1 % para 2018 y 2019.

La diversificación de la economía y la mejora en infraestructuras serán claves para alcanzar los objetivos del continente.

La aceleración del crecimiento puede suponer un “punto de giro” para los países exportadores de materias primas o productos básicos, en los que el declive global de los precios llevó al hundimiento de los ingresos por exportación y a la exacerbación de los desajustes macroeconómicos.

“Las reglas básicas y la resistencia económica mejoraron en numerosos países africanos. En algunos, la movilización de recursos supera ahora a la de algunos pares asiáticos y latinoamericanos”, considera el BAFD, aunque apunta que es “insuficiente para llegar a un nivel alto de financiación que aumente la escala de infraestructuras y capital humano”.

Como principales desafíos, el Banco señala la necesidad de realizar transformaciones estructurales para crear más puestos de trabajo y reducir la pobreza, especialmente dado el contexto de crecimiento demográfico.

“África debe industrializarse para poner fin a la pobreza y generar empleo para los 12 millones de jóvenes que se incorporan al mercado laboral cada año”, argumenta el estudio, presentado hoy en Costa de Marfil.

En ese sentido, sugiere profundizar en “inversión en agricultura y en desarrollo de cadenas de valor agrario para estimular una industria de manufacturas moderna y los servicios”.

“La diversificación económica es, por tanto, clave en la resolución de los problemas económicos del continente”, agrega.

También se necesitan “enormes inversiones en infraestructuras”, un tema en el que el informe de perspectivas de este año pone un foco especial.

“Los gobiernos deberán poner en marcha medidas institucionales efectivas para manejar complejas tareas de planificación de proyectos, diseño, coordinación, implementación y regulación”, expresa el estudio.

El Banco calcula que África precisa de una inversión anual en infraestructuras de entre 130.000 y 170.000 millones de dólares, números que revisan al alza la cifra de 93.000 millones se había venido manejando en general en los últimos tiempos.

Además, advierte de que hasta la fecha se financiaron sobre todo a través de préstamos externos, algo que debe ser “vigilado”, y que, aunque el impulso en esta área repercutió en el crecimiento, no lo hizo de forma “inclusiva”.

Otros puntos señalados como tareas para África son la reforma de las normas impositivas, a medio o largo o plazo, y mantener una política monetaria prudente.

“Las depreciaciones en las tasas de cambio serán importantes” pero, dado que el dólar se hace cada vez más fuerte, pero “pueden no necesariamente traducirse en fuertes ventajas en los mercados de exportación”.

El BAFD también recuerda la importancia del contexto político, ya que, si se pone en riesgo la estabilidad, podría ralentizarse el ritmo de crecimiento proyectado para el continente.

Fuente: Finanzas.com

En marcha las ayudas del ICEX para la internacionalización de pymes en 2018

Las empresas pueden optar a subvenciones cofinanciadas por valor de hasta 9.800 euros para mejorar las exportaciones

Un año más el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) pone en marcha su línea de crédito para que las pymes españolas puedan acceder a ayudas para mejorar sus niveles de exportación. En esta edición, se reserva una partida de 4,5 millones de euros, que se traducen en que un solicitante puede hacerse con un máximo de 9.800 euros, siempre que el proyecto que presente objeto de la subvención sea del doble de esta cuantía ya que, como publica el propio organismo, la cofinanciación será siempre del 50% de la iniciativa presentada.

Para poder acceder a estas subvenciones hay que cumplir una serie de requisitos mínimos. El primero es no haberse beneficiado del programa en años anteriores. Por otro lado, que el nivel de productos o servicios exportados no supere el 50% de facturación de la mercantil. Si se supera, las ventas exteriores deben realizarse a un número máximo de cinco mercados geográficos y/o a un máximo de seis clientes. En caso de que se supere este volumen pero no se generen beneficios superiores a 250.000 euros, también hay posibilidades de subvención, al igual que si se sobrepasan estos límites pero la entidad tiene menos de dos años.

También es primordial contar con capacidad financiera para la ejecución de un proyecto internacional que permita posicionar a la empresa en el exterior; al igual que necesitar de asesoramiento para impulsar la estrategia de acceso a mercados internacionales y un plan de negocio en los mismos.

Y es que, en la práctica, el programa apoya gastos de promoción y de personal para que las empresas puedan poner en marcha la estrategia de internacionalización a través de acciones concretas como: labores de investigación de mercados, creación de material de difusión y promoción; participación en ferias internacionales; contratación de personal; planificación de viajes promocionales y/o realización de estudios de mercado.

Atención personalizada

Uno de los servicios adicionales del programa de ayudas a la exportación es poner a disposición de los beneficiados 45 horas de gestoría para la internacionalización tutorizadas por un experto en la materia.Tiene por objetivo, al igual que el resto de acciones, promover la competitivad exterior de las pymes españolas.

El plazo de presentación de proyectos para las ayudas concluye el 31 de diciembre de este año.

Spain, Morocco’s First Trading Partner in 2016

Spain remained Morocco’s top trading partner in 2016 with trade turnover totaling $10.6 billion up from $9.3 billion in 2015, Morocco’s foreign exchange regulatory authority, L’Office des Changes said.

Between 2015 and 2016, Morocco’s imports from Spain rose from $4.4 billion to $6.2 billion, while its exports to the country jumped from $4.2 billion to $5.1 billion.

France, which had long been the largest trading partner of Morocco, ranked second in 2016 with $9.5 billion in trade volume, after it registered $8.4 billion in 2015.

Morocco is the 51st largest export economy in the world. In 2016, Morocco exported $22.6 billion and imported $41.5 billion, resulting in a negative trade balance of $18.9B. In 2016 the GDP of Morocco was $101B and its GDP per capita was $7840.

Morocco’s top exports consist of cars ($2.95 billion), insulated wire ($2.46billion), mixed mineral or chemical fertilizers ($1.83 billion), phosphoric acid ($1.14 billion) and non-knit women’s suits ($1 billion). Its top imports are refined petroleum ($3.43 billion), cars ($1.98 billion), wheat ($1.3 billion), petroleum gas ($1.13billion) and insulated wire ($1.11billion).

Top origins of Morocco’s imports are Spain ($7.68billion), France ($4.73 billion), China ($3.08 billion), Germany ($2.32 billion) and the US ($1.93 billion).

Source: The North Africa Post

Africa welcomes renewables revolution

Africa’s ability to provide electricity to its population has traditionally been judged on the ability of its governments to finance or attract private sector investment into new power plants.

Such discussion has generally missed the point. There is no benefit in funding centralised power plants, whether thermal or hydro, without parallel investment in transmission and distribution infrastructure to transport electricity to customers.

And all of this is virtually impossible to finance without a high degree of certainty that customers – whether business or residential – can afford to pay. Little progress on electrification was achieved for many decades because power companies were unable to produce electricity at a price that people could afford.

The lack of revenue made it difficult for utilities to maintain their networks, never mind expand them. Many were restricted to supplying electricity to the prosperous urban elite and companies with a proven ability to pay, particularly industrial consumers.

Most generation projects involved only the very cheapest schemes: coal-fired plants in South Africa and hydro schemes in most of the rest of the continent. Eskom’s coal plants came with a massive environmental bill in the form of carbon emissions but also deadly air pollution.

In 2012, the UN calculated that coal was responsible for a massive 7m deaths a year worldwide. A total of 600m Africans, most of whom live in rural areas, are still without access to electricity, while those reliant on hydroelectricity suffered from all-too-regular power cuts during periods of low rainfall.

Attempts to improve electrification rates came up against the same problems again and again, but all were top-down solutions imposed by government. Many environmental and development groups argued that renewable energy would eventually provide a solution but its potential was very slow to be realised.

Yet the staggering pace of wind and solar power investment over the past few years brings to mind the old adage that anything new takes longer to arrive than expected but happens faster than we ever thought possible. Renewables accounted for most of the new power generation capacity brought on stream last year. This is partly because of concern over global warming but also because of the rapidly falling cost of wind and solar photovoltaics (PV).

Not only has this made concern for the environment less of a trade-off with financial considerations, but renewables are quickly becoming the solution of choice on grounds of cost alone. Solar PV costs have fallen quickly because higher volume production cuts manufacturing costs, while solar conversion rates have increased. This means that the proportion of solar energy that is turned into electricity by solar cells is increasing.

Today, the best residential multi-crystalline silicon panels have solar conversion rates of about 17%, about double those of just eight years ago, and this rate is still increasing quickly. Tenders for large-scale solar PV capacity in the Middle East and Latin America are attracting bids half as high as those on offer just two years ago. Costs have fallen further and faster than anyone thought possible, including most people within the industry.

All this makes wind and solar PV increasingly attractive options for grid supply. Costs for utility-scale projects have not yet fallen as fast in Africa as elsewhere in the world but this is largely because there have been far fewer projects. The direction of prices is still rapidly downwards. Under Kenya’s feed-in tariffs, four 40MW solar PV projects planned by Kenyan and international joint ventures will receive $0.12/kWh for the next 20 years, far lower than suggested for similar schemes just four years ago.

Far lower prices are set to be paid in South Africa, where the Department of Energy announced in early September that it would finally sign power purchase agreements for 2.3 GW of new renewable energy generation projects, overcoming apparent opposition from state-owned power utility Eskom. The department has set a price cap of just R77/kWh (5.9 US cents/kWh) in price negotiations with the selected bidders.

This is exciting but not as exciting as a far quieter development that looks set to revolutionise power supplies across the continent: the spread of off-grid solar PV. Distributors in East Africa in particular are already importing the equipment to supply basic kits to hundreds of thousands of homes each year.

Typical kits cost about $150 and comprise a single PV panel, a battery, a few light bulbs and a charging connection for a mobile phone. Unlike traditional power supply solutions, this is not a top-down approach: it is market driven, with the private sector and individual consumers driving demand.

Companies such as M-Kopa and Juabar allow customers to pay for their equipment on a weekly or monthly basis, often via mobile phone. They can work out cheaper than kerosene lamps as a source of light, and best of all they don’t need transmission or distribution infrastructure. Additional solar panels can be added to provide extra electricity for other uses.

Bringing power to African homes

It may seem a very bold prediction, but it is likely that 90% of African homes will have access to electricity within a decade because of this technology. Let us be clear about this: this is not sufficient electricity to give the same quality of life as most enjoy in the West. It would not power a washing machine or boil a kettle, for example.

Yet they are a start. The first few watts of electricity are the most important: they give school children electric light by which to do their homework and allow adults to charge mobile phones at home.

Moreover, once people are used to regular access to electricity it will be easier to upscale them. The big question is whether this will be achieved via large independent power systems, micro-grids that connect small numbers of people, or via traditional national grids. It is most likely that different approaches will work best in different areas. Interconnected grids of whatever size will give people more reliable access to whatever amount of electricity they need.

Read More

 

Translate »